jump to navigation

“La justificación de Johann Gutenberg”, de Blake Morrison abril 5, 2011

Posted by joseangelgayol in Novelas.
trackback

Leer cualquier libro es, en cierta forma, un homenaje al padre de la imprenta, así que la primera novela de Blake Morrison es un doble tributo porque está dedicada a Johann Gutemberg. Pone Morrison en palabras de Gutenberg la siguiente afirmación: “La quema de un libro es como un asesinato o un suicidio, que ponen fin al legítimo transcurso de la vida”. Efectivamente, esta novela es una historia de traición: al amor, a la sociedad, a los acreedores, a la familia, a todo salvo a sí mismo, a la ambición de ver “volar las palabras como palomas” en libertad, la salvación de los libros a través de la multiplicación infinita que proporciona la imprenta, sin barreras de idiomas, ni aranceles de privilegios eclesiásticos: la extensión de la cultura por la cultura.

Gutenberg es hijo del humanismo renacentista, un hombre de ciencia que trabaja para la Iglesia, que marca con su invento un mojón que separa la Edad Media de la Moderna. En este sentido, Blake Morrison nos entrega una vida dedicada al sueño de las palabras, y el cuadro se enmarca en una minuciosa y exuberante descripción del mundo medieval: las luchas de gremios, el poder omnímodo de una Iglesia corrupta, sobre cuyo horizonte se atisba el cisma, la huida de un hogar marcado por los favores de la primogenitura, una madre obsesiva y dañina, la vida en Estrasburgo y el amor con Ennelina (un sentimiento que le acompañará toda la vida), y la renuncia por orgullo, por la esperanza de llevar las palabras al último rincón de la humanidad, el regreso a Maguncia y el inicio de una epopeya, la traición y el exilio final.

La justificación de Johann Gutenberg es el dictado de las memorias de un maestro impresor, anciano y débil, que valora a la persona por su trabajo, sus capacidades, y no por su extracción social. Desde muy pronto, Gutenberg queda fascinado por sus propias manos (“Mis manos se convirtieron en objeto de estudio privado y mis meditaciones sobre ellas en una especie de oración”). Siente que sus manos le hablan, que necesita utilizarlas (“Yo quería hacer cosas con las manos”). Admira a los carpinteros, a los lavanderos, a los herreros, a cualquiera que logre sacar de las manos una creación.

Le acusan de herejía, él contesta que es ciencia; le critican por pretender acabar con el oficio de amanuense, pero, en la lírica prosa de Morrison, Gutenberg responde: “durante siglos, habían sido bueyes arando con plumas: bestias del campo sobrecargadas, obligadas a sembrar semillas negras en tierra blanca”, ahora el impresor los libera, les proporciona una alternativa en las tareas de impresión, como cajistas, compositores, entintadores, encuadernadores o fundidores.

El hombre medieval cree que en la palabra está la esencia, que el Libro de los libros sólo podrá hablar a través de una pluma guiada por el espíritu humano, inspirado por Dios; el hombre de Maguncia traslada el acento divino de la palabra al pensamiento: lo importante no es quién escribe cada ejemplar de la Biblia, sino el mensaje que late en su interior. No es necesario un amanuense que piense lo que copia, sino sólo una maquina que acerque Dios a los hombres.

Al cabo, la justificación a la que se refiere el título es una excusa moral, el ideario de una vida dedicada a la soledad, donde la llama del triunfo se angosta por la controversia, el odio y la envidia; Gutenberg le da la espalda al amor y, como el mismo reconoce, “este libro es una especie de penitencia, una confesión de puro dolor, y con él espero salvar mi alma”. Gutenberg nos regala su corazón y Blake Morrison una excelente novela.

(La justificación de Johann Gutenberg, de Blake Morrison, Trad. de Juan Jesús Zaro, Tropismos, Salamanca, 2005)

Publicado en la revista Clarín, núm. 58.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: